Historia del Archivo Nacional de Honduras

 Los antecedentes de los fondos que aloja el Archivo Nacional de Honduras, se remiten al periodo en que Comayagua fungía como capital colonial. En aquel entonces, en dicha ciudad, existió un ente estatal creado con el nombre de Archivo General del Gobierno 2, en el que al los documentos se resguardaban celosamente.


En el mismo año que se dio el traslado de la capital a Tegucigalpa, el gobierno de Marco Aurelio Soto funda oficialmente el Archivo Nacional de Honduras, mediante acuerdo del 5 de marzo de 1880 y se inaugura el 27 de agosto del mismo año, siendo su primer director el presbítero Antonio Ramón Vallejo, adscrito a la Secretaría de Gobernación, Justicia y Negocios Eclesiásticos. Actualmente este Archivo es una dependencia de la Secretaria de Cultura,  Artes y Deportes. 

El Archivo Nacional de Honduras a lo largo  de su historia ha tenido cuatro sedes, su último traslado fue en el 2006 a la Antigua Casa Presidencial, donde a partir del 30 de abril de 2007 pasó a conformar junto al Archivo Etnohistórico y la Biblioteca Especializada del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) el Centro Documental de Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH). 

Con el paso de los años, la legislación del país ha ido ratificando la importancia de la Institución, como el ente depositario de los manuscritos e impresos contentivos de la memoria histórica del país. El fondo documental contenido en el Archivo Nacional forma parte del Patrimonio Cultural de la Nación. Los recursos de información con los que cuenta, son producto del ejercicio de las funciones que personas físicas, jurídicas, públicas y privadas han generado en un período de tiempo determinado.

El 10 de agosto de 2009 por Acuerdo Presidencial se determinó designar con el nombre de Antonio Ramón Vallejo al Archivo Nacional de Honduras, en honor a su fundador y primer director.